Miércoles, 14/11/2018   Paso de los libres
   Corrientes - República Argentina
 
POR EMANUEL RODRIGUEZ
Inodoro Py
En Argentina el macrismo te cierra fábricas pero te abre causas. Digamos todo. El proceso de proscripción de Cristina es la tapa con la que quieren tapar el desastre económico. Pero no alcanza. Fui a pagar el alquiler con una foto de Boudou preso y me sacaron cagando. El dueño quiere plata.


El dólar sigue subiendo, llegó a los 30 y no se deprimió por no tener casa propia ni pareja estable. Ahora el plan de Caputo es dejar que el dólar llegue a los 33 y muera crucificado por Poncio Pilatos.

El presidente del Banco Central aseguró que si las reservas siguen bajando deberán solicitar un waiver con el FMI. ¿Qué es un waiver? Una modificación del acuerdo. Por ejemplo, entre las promesas de campaña y lo que hizo en realidad Macri, no hubo fraude, hubo un waiver.

“No pasa nada”, dijeron Caputo y Macri. Caputo lo dijo porque confía en sus medidas de emergencia. Macri lo dijo porque sabe que lo van a ayudar como alguna vez Chicho Serna y el Patrón Bermúdez ayudaron a Boca.

El Banco Central suspendió la subasta diaria de 50 millones de dólares pero esto no es un cepo. No. Es un aplazamiento contingente de la capacidad cambiaria sobre un fino colchón de represión y circo mediático.

Todo pasa mientras los técnicos del Fondo llegan al país para revisar el avance del ajuste. Y el ajuste es como la frontera sojera: sin muertos, no avanza. Cambiemos es el glifosato de la Argentina.

La incertidumbre financiera parece no tener fin. Invertir en Argentina es como darle plata a un gorila teniéndole mucha fe a que la posta posta está en la saga del Planeta de los Simios.

Ahora el Gobierno le echa la culpa a un mix de crisis turca, cuadernos gloria, Cristina y un tuit de Trump. Ah, y por supuesto un cierto exceso de optimismo, para que no digan que el presidente no tiene autocrítica.

Ya se habla de un dólar a 40 en los próximos meses y en el Gobierno analizan un homenaje al Ara San Juan hundiéndonos a todos con el dólar a 44.

Se esperaba una batería de medidas del equipo económico. Más bien fue un monito tocando el tambor. Quisieron tranquilizar al mercado pero el mercado es la loca del bebito en el hall del Congreso. Imposible tranquilizarla.

Lo cierto es que a las riendas de la economía las tiene el FMI. Y es un jinete que sale ganando cada vez que el caballo se cae a un precipicio.

Algunos analistas plantean que la situación es catastrófica, otros analistas opinan que es todo culpa de Cristina por no estar presa.

En el colmo del desastre, el Gobierno anunció la suspensión de bajas en las retenciones. Al igual que cuando mandó a incendiar Iron Mountain, a Macri se le están quemando todos los papeles.

Además, el Gobierno eliminó el Fondo Solidario de la Soja: menos plata para las provincias y municipios. Se ve que asegurar la gobernabilidad es un gesto de amor incondicional que no requiere reciprocidad.

La tasa de interés ya está tan por las nubes que Fly Bondi suspendió vuelos para no chocarla.

Hacienda no subasta más dólares, el BCRA vende 500 millones. Dan ganas de decir el último que apague la luz, pero la luz ya está cortada por falta de pago.

Mientras tanto, el Gobierno saca plata del Posadas pero la pone en Comodoro Py. Nadie puede negar que el número de operaciones no baja.

En Argentina el macrismo te cierra fábricas pero te abre causas. Digamos todo.

¿Para cuándo una edición especial de Lego Comodoro Py? Que venga con las piezas para armar causas judiciales contra gobiernos populares. Un Bonadiíto redondito con pistolita. Tres periodistitas de TN. Un pequeño La Nación para que la investigación parezca seria. Miliquitos allanadores de lugares al pedo. Tres arrepentidos exprés. El set completo se puede llamar INODORO PY.

Cristina presentó un escrito en Comodoro Py y Mauricio Macri preguntó si lo tenía que leer todo o La Nación le podía mandar un resumen.

Cristina pidió la recusación de Bonadío por enemistad manifiesta, y Bonadió demostró su fastidio levantando el brazo en el que se tatuó “no vuelven más”.

Bonadío ordenó allanar el edificio de Cristina. Encontraron la forma de salir de esta crisis. Pero salieron diciendo que no encontraron nada.

El proceso de proscripción de Cristina es la tapa con la que quieren tapar el desastre económico. Pero no alcanza. Fui a pagar el alquiler con una foto de Boudou preso y me sacaron cagando. El dueño quiere plata.

Todo indica que lo de los cuadernos es otra interna de los servicios de inteligencia. De hecho se conoció un primer intento de Cuadernos de las coimas, rechazado en la ex-Side: Usa con frecuencia palabras como “kukas”, “kretina”… lanza repetidas amenazas a la Unasur y finalmente repite la frase ‘que se pudra Stiuso’ una y otra vez”.


Miércoles, 22 de agosto de 2018

Volver