Miércoles, 8/7/2020   Paso de los libres
   Corrientes - República Argentina
 
POR MARKUS GABRIEL
El orden mundial previo al virus era letal
El orden mundial está trastocado. Por la escala del universo, invisible para el ojo humano, se propaga un virus cuya verdadera magnitud desconocemos. Nadie sabe cuántas personas están enfermas de coronavirus, cuántas morirán aún, cuándo se habrá desarrollado una vacuna, entre otras incertidumbres. Tampoco sabe nadie qué efectos tendrán para la economía y la democracia las actuales medidas radicales de un estado de excepción que afecta a toda Europa.


El coronavirus no es una enfermedad infecciosa cualquiera. Es una pandemia vírica. La palabra pandemia viene del griego antiguo, y significa «todo el pueblo». En efecto, todo el pueblo, todos los seres humanos, estamos afectados por igual. Pero precisamente eso es lo que no hemos entendido si creemos que tiene algún sentido encerrar a la gente dentro de unas fronteras. ¿Por qué debería causar impresión al virus que la frontera entre Alemania y Francia esté cerrada? ¿Qué hace pensar que España sea una unidad que hay que separar de otros países para contener el patógeno? La respuesta a estas preguntas será que los sistemas de salud son nacionales y el Estado debe ocuparse de los enfermos dentro de sus fronteras.

Cierto, pero precisamente ahí reside el problema. Y es que la pandemia nos afecta a todos; es la demostración de que todos estamos unidos por un cordón invisible, nuestra condición de seres humanos. Ante el virus todos somos, efectivamente, iguales; ante el virus los seres humanos no somos más que eso, seres humanos, es decir, animales de una determinada especie que ofrece un huésped a una reproducción mortal para muchos.

Los virus en general plantean un problema metafísico no resuelto. Nadie sabe si son seres vivos. La razón es que no hay una definición única de vida. En realidad, nadie sabe dónde comienza. ¿Para tener vida basta con el ADN o el ARN, o se requiere la existencia de células que se multipliquen por sí mismas? No lo sabemos, igual que tampoco sabemos si las plantas, los insectos o incluso nuestro hígado tienen consciencia. ¿Es posible que el ecosistema de la Tierra sea un gigantesco ser vivo? ¿Es el coronavirus una respuesta inmune del planeta a la insolencia del ser humano, que destruye infinitos seres vivos por codicia?

El coronavirus pone de manifiesto las debilidades sistémicas de la ideología dominante del siglo XXI. Una de ellas es la creencia errónea de que el progreso científico y tecnológico por sí solo puede impulsar el progreso humano y moral. Esta creencia nos incita a confiar en que los expertos científicos pueden solucionar los problemas sociales comunes. El coronavirus debería ser una demostración de ello a la vista de todos. Sin embargo, lo que quedará de manifiesto es que semejante idea es un peligroso error. Es verdad que tenemos que consultar a los virólogos; solo ellos pueden ayudarnos a entender el virus y a contenerlo a fin de salvar vidas humanas. Pero ¿quién los escucha cuando nos dicen que cada año más de 200.000 niños mueren de diarrea viral porque no tienen agua potable? ¿Por qué nadie se interesa por esos niños?

Por desgracia, la respuesta es clara: porque no están en Alemania, España, Francia o Italia. Sin embargo, esto tampoco es verdad, ya que se encuentran en campamentos para refugiados situados en territorio europeo, a los que han llegado huyendo de la situación injusta provocada por nosotros con nuestro sistema consumista. Sin progreso moral no hay verdadero progreso. La pandemia nos lo enseña con los prejuicios racistas que se expresan por doquier. Trump intenta por todos los medios clasificar el virus como un problema chino; Boris Johnson piensa que los británicos pueden solucionar la situación por la vía del darwinismo social y provocar una inmunidad colectiva eugenésica. Muchos alemanes creen que nuestro sistema sanitario es superior al italiano y que, por lo tanto, podremos dar mejor respuesta. Estereotipos peligrosos, prejuicios estúpidos.

Todos vamos en el mismo barco. Esto, no obstante, no es nada nuevo. El mismo siglo XXI es una pandemia, el resultado de la globalización. Lo único que hace el virus es poner de manifiesto algo que viene de lejos: necesitamos concebir una Ilustración global totalmente nueva. Aquí cabe emplear una expresión de Peter Sloterdijk dándole una nueva interpretación, y afirmar que no necesitamos un comunismo, sino un coinmunismo. Para ello tenemos que vacunarnos contra el veneno mental que nos divide en culturas nacionales, razas, grupos de edad y clases sociales en mutua competencia. En un acto de solidaridad antes insospechado en Europa, estamos protegiendo a nuestros enfermos y nuestros mayores. Por eso metemos a los niños en casa, cerramos los centros de enseñanza y declaramos el estado de excepción sanitaria. Por eso se invierten miles de millones de euros para volver a reactivar la economía.

Pero si, una vez superado el virus, seguimos actuando como antes, vendrán crisis mucho más graves: virus peores, cuya aparición no podremos impedir; la continuación de la guerra económica con Estados Unidos en la que ya está inmersa la Unión Europea; la proliferación del racismo y el nacionalismo contra los emigrantes que huyen hacia nuestros países porque nosotros hemos proporcionado a sus verdugos el armamento y los conocimientos para fabricar armas químicas. Y, no lo olvidemos, la crisis climática, mucho más dañina que cualquier virus porque es el producto del lento autoexterminio del ser humano. El coronavirus no hará más que frenarla brevemente.

El orden mundial previo a la pandemia no era normal, sino letal. ¿Por qué no podemos invertir miles de millones en mejorar nuestra movilidad? ¿Por qué no utilizar la digitalización para celebrar vía Internet las rees absurdas a las que los jefes de la economía se desplazan en aviones privados? ¿Cuándo entenderemos por fin que, comparado con nuestra superstición de que los problemas contemporáneos se pueden resolver con la ciencia y la tecnología, el peligrosísimo coronavirus es inofensivo? Necesitamos una nueva Ilustración, todo el mundo debe recibir una educación ética para que reconozcamos el enorme peligro que supone seguir a ciegas a la ciencia y a la técnica. Por supuesto que estamos haciendo lo correcto al combatir el virus con todos los medios. De repente hay solidaridad y una oleada de moralidad. Está bien que sea así, pero al mismo tiempo no debemos olvidar que en pocas semanas hemos pasado del desdén populista hacia los expertos científicos a un estado de excepción que un amigo de Nueva York ha calificado con acierto de «Corea del Norte cientifista».

Tenemos que reconocer que la cadena infecciosa del capitalismo global destruye nuestra naturaleza y atonta a los ciudadanos de los Estados nacionales para que nos convirtamos en turistas profesionales y en consumidores de bienes cuya producción causará a la larga más muertes que todos los virus juntos. ¿Por qué la solidaridad se despierta con el conocimiento médico y virológico, pero no con la conciencia filosófica de que la única salida de la globalización suicida es un orden mundial que supere la acumulación de estados nacionales enfrentados entre sí obedeciendo a una estúpida lógica económica cuantitativa? Cuando pase la pandemia viral necesitaremos una pandemia metafísica, una unión de todos los pueblos bajo el techo común del cielo del que nunca podremos evadirnos. Vivimos y seguiremos viviendo en la tierra; somos y seguiremos siento mortales y frágiles. Convirtámonos, por tanto, en ciudadanos del mundo, en cosmopolitas de una pandemia metafísica. Cualquier otra actitud nos exterminará y ningún virólogo nos podrá salvar.


Miércoles, 25 de marzo de 2020

Volver

POR JORGE ALEMAN
El antiperonismo como constante histórica.
DURA CRITICA DE LOS CURAS EN OPCION POR LOS POBRES AL "PRO"
Los sacerdotes católicos salieron a cuestionar en duros términos a la dirigencia política opositora, a la que califican de "agentes del mal"...
BRASIL
Carlos Decotelli, el ministro de Educación designado por Jair Bolsonaro, renunció esta tarde al cargo que no llegó a jurar, lo que marca el ...
BRASIL
Durante la jornada fue arrestado Leonardo Gouvea da Silva señalado como uno de los jefes de la banda. "Salían del vehículo y avanzaban hasta...
EL MEDIADOR, EL PROFESOR, EL QUE HABLA FRENTE AL “SILENCIO ESTRUENDOSO” DE “ELLA”
¿Qué modos discursivos asume el primer mandatario, más allá y más acá de la pandemia? ¿Y en qué medida esos modos transmiten una forma de ha...
CORONAVIRUS
Los focos más graves están localizados en la India, Estados Unidos y Brasil. El titular de la organización, Tedros Adhamon Ghebreyesus, afir...
POR MARINA ACOSTA
La pandemia producida por COVID-19 demostró que la gestión de gobierno se ha visto dificultada por la convergencia de dos fenómenos complejo...
DURAS CRITICAS DEL INTELECTUAL AL PRESIDENTE DE EE.UU
Noam Chomsky redobló sus críticas a Donald Trump "Esto suena fuerte, pero es cierto: es el peor criminal de la historia, sin lugar a dudas. ...
EL MANDATARIO SERA MULTADO EN CASO DE NO RESPETAR LA MEDIDA
Un juez de la ciudad de Brasilia determinó este martes que el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, debe usar barbijo en los lugares público...
"IFE" ANSES
Este martes 23 de junio cobrarán la segunda ronda del bono de $ 10.000 del Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) los beneficiarios con DNI te...
BRASIL
Jair Bolsonaro emprendió una nueva cruzada: esta vez contra un dibujante, a quien le quiere aplicar una ley de la dictadura. Se trata de Ren...
MURIO EDEN PASTORA
Con una vida plagada de vaivenes, Pastora pasó de ser el ícono de la revolución sandinista a convertirse en uno de sus más feroces críticos ...
CORONAVIRUS EN BRASIL
Brasil registró 909 nuevos muertes por la Covid-19 en las últimas 24 horas y acumula ya un total de 41.828 fallecimientos. Esta cifra lo ubi...
BRASIL
Cuando los absurdos se vuelven frecuentes, el riesgo es que perdamos la noción de la gravedad. Retener información de muertos y contaminados...
POR MIRIAM LEITAO
Brasil es racista. Siempre lo fue. El racismo es complejo, duradero, produce violencia y exclusión. Para permanecer niega su propia existenc...
POR EVO MORALES
Luego de que se publicara la serie de vuelos que tuvo el avión presidencial de Bolivia hacia Brasil, el ex mandatario aseguró que existen pr...
ESPIONAJE ILEGAL
Este diario tuvo acceso a las fichas de los casi 500 periodistas, empresarios y académicos espiados por los servicios de inteligencia de Mac...
POR SANTIAGO ASOREY
Se conoció en las últimas horas un comunicado del Pro, partido que encabeza actualmente la creadora de la doctrina Chocobar, Patricia Bullri...
POR ASCANIO SELEME
Silencio aquí, donde jóvenes negros son asesinados por policías diariamente.
DE QUE MATERIAL Y COMO DEBEN SER LAS MASCARILLAS
Mientras las principales ciudades del mundo implementan la obligatoriedad de barbijos o tapabocas para retomar la circulación de personas tr...
LA ORDEN DE TRUMP ES REPRIMIR
Donald Trump prometió represión y comenzó a cumplir anoche, frente a la propia Casa Blanca. Después de un fin de semana de manifestaciones e...
CORONAVIRUS
Con más de 108 mil casos confirmados y 1.188 fallecimientos, Chile atraviesa "el período más duro" de la enfermedad. El sistema sanitario s...
 

Tel: 03772 - 422647 | contacto@elpasodeloslibres.com.ar
| San Martín 1135 - Paso de los Libres - Corrientes
| Director: Juan Sebastián Fiori
Copyright ©2013 | www.ElPasoDeLosLibres.com.ar Todos los derechos reservados.