Sábado, 6/6/2020   Paso de los libres
   Corrientes - República Argentina
 
BRASIL
Bolsonaro pone en riesgo la salud y la democracia de su país
El mandatario enfrenta esta emergencia sanitaria en el peor escenario posible: con una crisis política y un choque económico en ciernes. Lo que se juega en Brasil con esta emergencia no son solo las vidas de sus habitantes, sino sus instituciones.


PARÍS — La pandemia del coronavirus está sacudiendo al mundo. En Brasil, todo apunta a que esta crisis sanitaria tendrá consecuencias devastadoras. Ante ello, parecería indispensable que el gobierno tome medidas de emergencia para evitar que el COVID-19 se transforme también en una hecatombe económica, social y política.

El gobierno de Jair Bolsonaro, sin embargo, no está tomando ese camino. En lugar de estar en Twitter, el presidente debería ocuparse del enorme desafío de salud que enfrenta su país.

El capitán retirado del ejército no ha asumido el rol de un jefe de Estado ante una emergencia y antes que dialogar con la oposición para enfrentar juntos la crisis sanitaria, ha decidido mantener sus incesantes ataques a las instituciones democráticas brasileñas, a la izquierda y a todos los que no coinciden con él. Su decisión de apoyar una serie de manifestaciones a favor del cierre del congreso y de la Corte Suprema —violando la cuarentena a la que estaba confinado por recomendación médica—, ha suscitado el repudio social.

Por octavo día consecutivo, muchos ciudadanos han empezado a pedir su renuncia con cacerolazos desde sus balcones. Y esa idea ha comenzado a rondar también entre los políticos: han sido presentados formalmente tres pedidos de destitución ante la Cámara de Diputados.

No sería el primer mandatario en protagonizar un juicio político en Brasil. Desde el regreso de la democracia, en los años ochenta, dos de los cinco presidentes electos han sido removidos de su puesto. Así que los fantasmas de destitución han regresado al país.

Bolsonaro afronta la peor crisis sanitaria moderna de Brasil en una situación adversa: aislamiento político. Los líderes del congreso, miembros de la Suprema Corte y algunos gobernadores estatales están en una permanente tensión con su gobierno. Y el martes 24 de marzo, después de su pronunciamiento en cadena nacional, el presidente agravó aún más su precaria situación en el Palácio do Planalto. En su mensaje a la nación, mantuvo su postura de confrontación política y de negación de las evidencias científicas (el coronavirus es, en sus palabras, un «resfriadito»). Las consecuencias son graves: la crisis sanitaria y el choque económico que se avecinan podrían significar una crisis política cuyos efectos más hondos se sentirán no solo en el gobierno de Bolsonaro, sino —sobre todo— en la maltrecha democracia brasileña.


Después de un año de gobierno, parece que Bolsonaro ha desechado la idea de construir una mayoría política en el congreso. Algunos de los grupos que han respaldado su presidencia —los empresarios, el sector agroexportador, las iglesias evangélicas y militares y policías— ya comenzaron a emitir señales de distanciamiento. Para unos, porque sus prioridades ya fueron atendidas, como la reforma de las pensiones o la liberación de los pesticidas. Para otros, porque la confrontación permanente del presidente para satisfacer a sus seguidores comienza a dañar sus intereses: los ataques a China (principal socio comercial de Brasil) de Eduardo Bolsonaro, uno de los hijos del presidente, y de Ernesto Araújo, el ministro de Relaciones Exteriores, suscitaron la ira de una parte del sector agroexportador.

Bolsonaro no sufre solo en el frente político. La economía es otro factor de preocupación. La llegada del COVID-19 se traducirá invariablemente en una caída significativa de la actividad productiva. Las recetas neoliberales de su ministro de Economía, Paulo Guedes, no han surtido efecto ni preparan el terreno para afrontar la recesión económica que se viene (Brasil tendrá una caída del PIB de al menos 4 por ciento este año, según un estudio de la Fundação Getulio Vargas). Si a eso le sumamos que el sistema de salud pública requerirá un apoyo extraordinario para evitar su colapso, Bolsonaro enfrentará una situación económica y social explosiva en los próximos meses.

Ante este escenario potencialmente catastrófico, Brasil preocupa. Algunos líderes autoritarios en el mundo —de Rusia a Arabia Saudita— han aprovechado la emergencia para ensanchar sus poderes. Es necesario que los brasileños estén alerta: con tal de mantenerse a salvo de una posible destitución, Bolsonaro podría darle un tiro de gracia a la endeble democracia brasileña. Lo que se juega en Brasil con esta emergencia no es solo la salud de sus habitantes, sino la salud de su democracia.

Para afrontar el COVID-19, será necesario que el gobierno tome medidas drásticas que sigan las recomendaciones de las autoridades de salud mundiales. Y para que estas decisiones sean adoptadas por la mayor parte de la población, la construcción de consensos es indispensable. Sin embargo, es difícil pensar que eso sucederá: el presidente ha desoído las recomendaciones médicas de su propio gobierno, mina las acciones de su ministro de Salud y da sustento a teorías de la conspiración respecto al coronavirus.

El factor preocupante es que si pierde el apoyo de los sectores que lo respaldan, Bolsonaro podría estar tentado de aprovechar esta crisis para implementar una agenda autoritaria que cercene la democracia brasileña. Y parece que ya comenzó: el 23 de marzo, Bolsonaro dejó sin efecto la ley de acceso a la información pública por decreto.

Por ello, el papel de los demás poderes, de la oposición y de la sociedad civil es más importante que nunca, no solo para controlar las medidas implementadas por el gobierno durante esta crisis, sino también para denunciar los posibles ataques del gobierno a las ya maltrechas instituciones brasileñas. El ejército, quizás el principal aliado de Bolsonaro, deberá ser observado con cautela, en especial si se le ordena hacer tareas de control social con el argumento de controlar la expansión del coronavirus.

Si quisiera dar garantías de su respeto por las instituciones democráticas, Jair debería romper con Bolsonaro. En vez de escuchar a su clan familiar y a su llamado «gabinete del odio», que han hecho de Twitter el principal instrumento de conducción del gobierno, el presidente brasileño debería darle todo su respaldo a los científicos para enfrentar al COVID-19. También, tendría que dejar de lado la política que favorece a toda costa la economía sobre la salud, y financiar programas sociales de alto calado para socorrer a los millones de trabajadores formales e informales que serán afectados por la pandemia.

Finalmente, tendría que dejar de atacar a sus adversarios (y hasta a sus aliados) y entender que Brasil tiene que ser gobernado para todos, no solo para su militancia virtual fanatizada. Por sus declaraciones de hoy, todo indica que, en aras de mantenerse en el poder, Bolsonaro podría provocar una ruptura institucional cuyas consecuencias podrían ser dramáticas para Brasil y América Latina.


Por Gaspard Estrada


Viernes, 27 de marzo de 2020

Volver

POR SANTIAGO ASOREY
Se conoció en las últimas horas un comunicado del Pro, partido que encabeza actualmente la creadora de la doctrina Chocobar, Patricia Bullri...
POR ASCANIO SELEME
Silencio aquí, donde jóvenes negros son asesinados por policías diariamente.
DE QUE MATERIAL Y COMO DEBEN SER LAS MASCARILLAS
Mientras las principales ciudades del mundo implementan la obligatoriedad de barbijos o tapabocas para retomar la circulación de personas tr...
LA ORDEN DE TRUMP ES REPRIMIR
Donald Trump prometió represión y comenzó a cumplir anoche, frente a la propia Casa Blanca. Después de un fin de semana de manifestaciones e...
CORONAVIRUS
Con más de 108 mil casos confirmados y 1.188 fallecimientos, Chile atraviesa "el período más duro" de la enfermedad. El sistema sanitario s...
ENTREVISTA A DILMA ROUSSEFF
La exmandataria cuestionó el “aspecto neofascista” de la administración de Jair Bolsonaro y aseguró que Brasil se convertirá en el país con ...
Trump amenaza con mandar al ejército a Minneapolis
Las protestas contra el racismo y el abuso policial se extendieron por todo el país. Trump amenazó a los manifestantes y dijo que “si comien...
POR VICENTE BATTISTA
Los Anticuarentena, como algunas de las sectas que le precedieron, alienta el suicidio colectivo.
POR EMIR SADER
Una dimensión notable de la pandemia en Brasil que se hizo evidente es la gran cantidad de personal de salud pública (médicos, enfermeras, t...
POR ATILIO BORON
La llegada del tanquero iraní Fortune a la gran refinería de El Palito, en Venezuela, tiene una significación que excede con creces la canti...
CONSEJOS DEL INSTITUTO NACIONAL DE LA YERBA MATE
El Instituto Nacional de Yerba Mate emitió una guía con recomendaciones precisas dirigida al consumidor de esta infusión en tiempos de cuare...
LA RECETA MEDIEVAL CONTRA EL CORONAVIRUS
Brasil parece uno de esos países de novela, que se quedaron aislados en la Edad Media sin saber que estamos en el siglo XXI. Solo así se exp...
EL MAS AFECTADO ES BRASIL
La Organización Mundial de la Salud definió a América del Sur como "el nuevo epicentro" de la pandemia de coronavirus ante la nueva ola de c...
LA VIGENCIA DEL EXPRESIDENTE DE URUGUAY
A pesar de su longevidad, el exmilitante tupamaro decidió volver al ruedo electoral en 2019 y arrasó en los comicios en los que se postuló a...
BRASIL
Con casi 20.000 contagios de Coronavirus en un día, Bosonaro apuesta a la cloroquina.
CHILE
Se produjeron graves incidentes durante la noche del lunes en los sectores más humildes de Santiago, cuyos pobladores reclaman comida y trab...
CREE QUE EL MUNDO VA A CAMBIAR PARA PEOR
El expresidente uruguayo José Mujica no es optimista respecto al futuro. En una entrevista en la que reflexionó sobre la pandemia, habló de ...
POR EMIR SADER
Bolsonaro es responsable por las desgracias que Brasil está experimentando hoy. Desde su aventura de llegar al gobierno a través de mentiras...
ASEGURO QUE EL BRASIL DE BOLSONARO ES UN DESGOBIERNO
"Brasil está completamente desgobernado. No hay política sanitaria, no hay política económica, Brasil es una nave sin rumbo", aseguró el ex ...
CARTA DE ALBERTO
El Presidente llamó a «cuidar lo conseguido» en la lucha contra el coronavirus.
HOMENAJE
En el mes de mayo, al cumplirse 46 años del asesinato del padre Carlos Mugica la Dirección de Derechos Humanos del Municipio de Paso de los ...
POR IGNACIO RAMONET
El director de Le Monde Diplomatique en Español ofrece un pormenorizado análisis sobre las consecuencias económicas, sociales y políticas de...
 

Tel: 03772 - 422647 | contacto@elpasodeloslibres.com.ar
| San Martín 1135 - Paso de los Libres - Corrientes
| Director: Juan Sebastián Fiori
Copyright ©2013 | www.ElPasoDeLosLibres.com.ar Todos los derechos reservados.