Domingo, 5/12/2021   Paso de los libres
   Corrientes - República Argentina
 
POR DANERI
El odio del partido Radical al Peronismo
El presidente actuó con decisión para erradicar la Pandemia del Covid 19, pero la población le votó en contra en las Paso. Suena inverosímil. Hace cuarenta años terminó la dictadura. Mucha gente sufrió, con razón, por la muerte de esos 30 mil «desaparecidos». Ahora la pandemia se llevó de nuestro país a 150 mil, cinco veces más y la mayoría no destila tristeza sino alegría. Por poder salir de su casa, comer afuera, ir a bailar y a ver ciertos espectáculos, disfrutar de la vida. Egoísmo puro.


Nadie habla más del Covid, nadie memora que esos 150 mil partieron boca abajo, sufriendo mucho. En la tele ríen todo el día, pero el Covid no terminó, puede reaparecer. Fingen ser «transparentes», republicanos. Comentan sobre la política y la economía, no hablan de la fragilidad de la vida. Además, se ve a muchas personas que sólo saben odiar. Y sobre todo al peronismo, la ideología que favoreció a más individuos en los últimos 70 años. ¿A qué se deben esas décadas de odio, sobre todo del Partido Radical? Casualmente, gente que también fingió ser «republicana». Que anhela un cargo, ganar dinero y ocuparse sólo de sí mismo. No como en China, donde con el esfuerzo de muchos, en 5 años 100 millones ya no son pobres.

La oposición supone que venció en la elección de noviembre, y desea quitar derechos –como la indemnización- cuanto antes. Debería recordar, antes de festejar un triunfo dudoso, aquellos versos de Bertolt Brecht: «No se regocijen por esa derrota/ hombres/ Aunque el mundo se levantó y haya parado/ al que llaman bastardo/ la perra que lo parió está en celo de nuevo». Sí, aquel bastardo, el peronismo, puede resucitar nuevamente.

En 1948, la Reforma de la Constitución de 1949 sería forjada por políticos de varios partidos, aunque su ideólogo y «padre» fue el constitucionalista Arturo Sampay, ex radical y miembro de FORJA, que se unió al peronismo. Desde el inicio, en dicha Convención Nacional Constituyente hubo distancias. Se buscó convertirla en la «Constitución maldita». John W. Cooke, que fue elogiado en la Convención, sería el primer representante de Perón exiliado (los dos tomos de cartas entre ambos son de lectura imperdible) y luego defensor de la revolución cubana, a la que buscó unir al peronismo. Pero falleció joven, además de que Perón, vigilado por el franquismo, tenía prohibidas las relaciones políticas con Cuba y con todos los países del Este.

Dijo J. W. Cooke: «La despolitización es la continuación de la política antiperonista por otros medios». Para él, el peronismo representaba una maldición para la política argentina, y para el país burgués. La Reforma lo recalcó. Muchos la maldijeron. La primera maldición surgió de la Unión Cívica Radical: el 8 de marzo de 1949, la tercera sesión, abandonó la Convención. Y la segunda maldición, jamás reparada, fue la del 27 de abril de 1956, cuando por un decreto, el gobierno de facto de Pedro E. Aramburu la anuló, y dejaría sin efecto jurídico hasta ahora.

La oposición y el antagonismo entre el Régimen Burgués y el peronismo fueron continuas. Cooke sostuvo que durante un tiempo, Perón había logrado evitar las rupturas al interior del Movimiento. Más tarde, ciertas refutaciones brotaron a la luz, rompiendo aquel equilibro entre los sectores antagónicos, que sin duda son la izquierda socialista original y la derecha. Para Cooke, «eso explica por qué el peronismo sigue como el hecho maldito de la política argentina: su cohesión y empuje es el de las clases que tienden a la destrucción del privilegio: statu quo».

Lo calificaron con diversas palabras. El peronismo fue, y es, plebeyo, y además de maldito, peligroso, por «la sensación de temor que inspira la fuerza revolucionaria, la autodefensa ante la posibilidad de que obreros que no se adaptan a pretensiones de sus patrones y de los gobiernos, cuenten con mayor poder y rompan el ordenamiento clasista» El peronismo plebeyo era así bárbaro para sus detractores, porque fue el único movimiento que podía romper el orden clasista que los favorecía. Hoy, no.

Porque Perón, desde que surgió en 1947 el F.M.I., se opuso a entrar en él y no endeudó al país; la deuda de 1955 fue ínfima, 57 millones de dólares, pese a crear los Pulqui I y II (aviones a reacción igualados al Mig 15 de la Unión Soviética) e iniciar la industria automotriz. También se unió a Ibañez, presidente de Chile, y a G. Vargas, de Brasil, para crear el sueño de Bolívar y San Martín: la Patria Grande. Quien no recorrió el país en los 60/70, ignora su tarea. Y predijo: «El año 2000 nos hallará unidos o dominados». En 2005 se unieron 7 países en Unasur.

En 1949 Perón formó la Flota Mercante del Estado, que llegó a contar con 60 naves, pero en 1960 el gobierno de Frondizi la fusionó y creó Elma. Con Perón logró su mayor esplendor, y reunió aquella flota más de las 60 unidades (casi unas 700.000 toneladas de DWT) que regulaban las líneas desde y hacia el norte de Europa, Reino Unido, el Mar Mediterráneo y el mar Báltico, la costa este de Estados Unidos y Canadá, el golfo de México y el Mar Caribe, el Océano Pacífico, Lejano Oriente, África y Medio Oriente. Prestó servicios al comercio exterior del país hasta la década de 1990, cuando el gobierno que dijo ser «peronista» de Carlos Menem, por consejo de los EE.UU., resolvió su desmantelamiento con la ley 23.696 de la Reforma del Estado. Lo apoyaron la Unión Cívica Radical y la derecha.

Setiembre de 1951: se reunieron un político Radical, Arturo Frondizi y el general retirado Benjamín Menéndez, juntando fuerzas con el capitán A. Lanusse, luego golpista eterno, para derrocar a Perón. Militares de Campo de Mayo y El Palomar se rebelaron el día 28. J. Perón decretó el Estado de Guerra Interno y llamó a la CGT para que fuera a la Plaza de Mayo.

Él brindó un discurso. Y los 20 aviones de la base Punta Indio que iban a bombardear la Casa Rosada, abortaron ese intento para no causar una masacre. Perón cesó a 200 militares, pero al poco tiempo perdonó a los cabecillas, lo cual enojó a Evita.

Compró 5 mil ametralladoras para dárselas a los obreros en caso de un golpe. Perón las dio a guardar a la Gendarmería, que en 1955 en lugar de cederlas al pueblo lo hizo a golpistas.

Este primer intento de golpe ya revela lo antidemocrático que era el Partido Radical durante ese primer gobierno de Perón.

Cuando éste, frente a los millones de hectáreas improductivas, quiso colocar un impuesto a la «Renta Potencial de la Tierra», el 16 de junio de 1955 bombardearon a una ciudad abierta, a Buenos Aires, huyendo cobardemente en aviones al Uruguay. Exhibían la señal CV (Cristo Vence) para asesinar inocentes.

Los muertos (incluso niños) no fueron 308, como se dijo, sino 1.740. Nunca hubo un juicio ni castigo para ninguno de los 39 militares, y el Partido Radical no criticó este crimen sin igual en el mundo. Pasaron 65 años, la Iglesia y sus cómplices de la masacre, no han hecho una autocrítica pública. La celebran. Murió más gente que en el bombardeo nazi de abril de 1937 a Guernika en la G. Civil de España, inmortalizado por Picasso.

El 18 de setiembre de 1955, tras iniciar el Golpe final, en Mar del Plata 4 cruceros de la Marina al mando el almirante Isaac Rojas antes ferviente peronista, cañonearon la ciudad. Un sólo avión bombardeó el puerto mientras la gente huía asustada. Y fue sin aviso, si bien los vencedores mintieron asegurando que advirtieron al pueblo un día antes. Un crucero, el «9 de julio», destruyó 9 de 11 tanques de combustible de YPF que proveían a las fuerzas leales, y partió hacia Buenos Aires para destruir los tanques petroleros de Dock Sud y de La Plata, no sin antes amenazar con bombardear la cañería de gas que lo trasladaba desde el sur; y a Buenos Aires. Sin importar posibles víctimas.

Ante esa amenaza, renunció Perón el 21, ignorando que casas de Mar del Plata quedaron destruidas, y el 23 asumió duro la presidencia el general Lonardi. Ciertamente, frente al peligro de la una destrucción total, Perón cedió y dejó solo al pueblo, que luego sufriría 18 años de persecución, torturas y despidos.

En el exilio, Perón escribió: «Un movimiento no puede seguir si sus afiliados creen que es una ganga. Hay que reconstruirlo con otra moral, con sacrificio. La masa no será detenida mediante las consignas, sino con la satisfacción de sus necesidades». ¿Así ocurrió? No, al revés. Los que dijeron luego y dicen aún hoy ser peronistas, tal vez fueron los más corruptos (Menem, E. Duhalde y otros) y «cipayos», palabra que nombra a soldados habitantes de la India cuando fue colonia inglesa, que servían al invasor, apoyaban a los que ocupaban su país, en lugar de luchar contra ellos. Desde hace 75 años nosotros tuvimos y seguimos teniendo cipayos que actúan a favor de los EE.UU.

Las dictaduras que gobernaron y cuatro gobiernos opositores no sólo desnacionalizaron a los bancos, cuya Nacionalización había sido esencial para el desarrollo industrial del país, sino que demolieron cientos de obras peronistas. Se desmanteló la Flota Mercante, también los aviones Pulqui I y II; compraron otros aviones a Gran Bretaña, quemaron colchones y todo lo que tuviese el sello «Fundación Eva Perón». A partir de 1956, cuando surgió la poliomielitis, rompieron los pulmotores que hubieran salvado vidas. El P. Radical aplaudía. Esas muertes cesarían con las vacunas de Salk en 1957 y A. Sabin en 1962.

Venganza. Evita lo vaticinó en «Mi mensaje», su libro dictado antes de morir, pesando 38 kilos y poco editado adrede por el falso peronismo de derecha, pues revela secretos: allí aclara la corrupción, ligada a la política, de militares vendepatria; de sindicalistas que olvidan a sus raíces; y sacerdotes anti pueblo. Le faltó nombrar al P. Radical, que escribía «Viva el cáncer».

El Partido Radical prefirió no unirse a Perón y sí a Braden, el enemigo. En 1946, con la Unión Democrática enfrentó a Perón y perdieron. Tras el golpe de 1955 integró la Junta Consultiva y se dividió en dos: el Intransigente dirigido por A. Frondizi, y el Radical del Pueblo, que dirigió R. Balbín, eterno fracasado.

Incluso el Partido Socialista traicionó sus raíces, y su máximo líder, Alfredo Palacios, que fue el primer diputado socialista de A. Latina en 1904, presentó leyes no votadas a favor de los trabajadores: sábado inglés (trabajar medio día); el descanso dominical; regular el trabajo de mujeres y menores, y estatuto del docente. Palacios no logró por años quorum forzoso entre legisladores. La mayoría las lograron los gobiernos de Perón. De allí su odio al peronismo: ¡dijo que robó leyes antes suyas!

Pero logró una en 1913 y otra en 1929. La primera fue la Ley de la Silla en 1907, que permitía al empleado de comercio su uso. Palacios fue enemigo acérrimo de Perón en 1946, y luego en todo su gobierno. Al caer por el golpe de 1955 se integró a la opositora Junta Consultiva, y aceptó ser el Embajador en el Uruguay de la cruel dictadura de Aramburu, que encarcelaba a quien nombraba a Perón o Evita, torturó y fusiló sin juicios.

Frondizi hizo un pacto con Perón (1958); con votos peronistas sería presidente. Prometió seguir políticas inclusivas, legalizar al peronismo; sabía que arrasaría si Perón solicitaba votarlo.

Ganó y no cumplió. Se alineó con EE.UU. y firmó contratos petroleros opuestos al libro que había escrito. Y en enero 1959 las exigencias del F.M.I. El 14 de enero sancionó el Congreso una ley que privatizó el frigorífico Lisandro de la Torre para vendérselo a la CAP, un ente controlado por ganaderos. Así, habilitaba los despidos y la regulación del precio de la carne.

Entraron en la huelga 1.400.000 trabajadores, para evitar esta entrega a los privados (hecha con corrupción). Trabajaban 9 mil obreros y era el centro de la vida del barrio de Mataderos.

Ocho mil obreros votaron tomar el establecimiento, quedarse en él por tiempo indeterminado tras cumplir su turno, y pedir a los 32 gremios una huelga general, apoyada por los vecinos.

El 15 de enero se hizo, con una solidaridad y organización que no se volvería a ver en el país. Un tanque rompió el portón, y dos mil policías reprimieron con gases y tiros mientras estos obreros cantaban el Himno Nacional. La Gendarmería ocupó el edificio, con 95 detenidos y varios heridos. La Resistencia pasó al barrio y por varios días la integraron muchos vecinos.

En esas jornadas la policía no pudo entrar al barrio, ya que les hicieron barricadas, apedreaban a los carros hidrantes y hacían cortes de luz nocturnos para evitar la represión. Fue similar, en parte, a las dos Comunas francesas de 1848 y 1870.

El gobierno decretó el Plan Conintes (Conmoción interna del Estado) y permitió juicios civiles por tribunales militares, al tiempo que detuvo a varios dirigentes gremiales. La región de frigoríficos extranjeros (La Plata, Ensenada y Berisso) fue así declarada «zona militar». Desde EE.UU., Frondizi dijo que el paro era de comunistas. Fue levantado el 22 de enero. Hubo 5 mil despedidos; en 1960 trabajaban sólo 3 mil. Igual, en 1962, cada día Frondizi soportó un planteo de militares. En total 33.

En 1962, Frondizi llamó a elecciones el 19 de marzo, y ganó el peronismo en 8 de 14 provincias, incluida la de Bs. As. con A. Framini. Los militares no lo aceptaron y 10 días después, el 29 de marzo, depusieron a Frondizi. Mas tarde, mientras parecía gobernar el senador J. M. Guido (un títere de los militares) el 2 de abril de 1963 hubo un amago de golpe de Estado. Cuando militares sublevados ocuparon las radios y proclamaron desde allí como nuevo presidente al comandante retirado Benjamín Menéndez (el mismo que comandó el intento de golpe de 1951) se produjo algo inusual. Las calles de Buenos Aires se vieron inundadas de tanques listos a enfrentarse, como el año previo.

Era una lucha entre los «colorados» que rechazaban de plano al peronismo, y los «azules», dispuestos a pactar mediante el general Onganía. Tras 30 muertos, Menéndez se retiró. Y un familiar sería desde 1976 asesino cruel del Proceso, con base en Córdoba. Otro fue el que firmó la rendición en Malvinas.

Los enfrentamientos más sangrientos fueron en Magdalena, a 100 kms. de Bs. As. El regimiento de A. López Aufranc fue atacado por aviones de Punta Indio y destruído con bombas de napalm, como en Vietnam. Al día siguiente L. Aufranc fue a Punta Indio y con tanques la hizo rendir. Cesó la revuelta. L. Aufranc sería uno de los más ensañados «desaparecedores» del Proceso; suya es la frase: «Mataremos a los indiferentes».

Se decidió realizar elecciones «democráticas», y sin pudor el Partido Radical se presentó a las mismas en 1963, pese a estar proscripto el P. Peronista. Así ganó Illía con el 18 % de votos. Siempre se lo definió como demócrata, olvidando que integró los comandos civiles que en Córdoba crearon el golpe de 1955.

Illia en 1964 envió por orden militar al canciller Zavala Ortiz (justificó el bombardeo a la Plaza de Mayo en 1955) al Brasil para detener el avión del «Operativo Retorno» con Perón ya de regreso. Le prohibieron bajar o continuar. Y el avión regresó a España. Durante este gobierno, un diputado Radical, Raúl Alfonsín, justificó en el Congreso el asesinato de dos obreros en 1965: «Cómo quieren que no repriman si festejan el 17 de octubre.». ¡Habían pasado 20 años y aún no había entendido la importancia de ese hecho histórico! Pero 18 años después, sedujo a parte del peronismo y se erigió el Presidente en 1983.

Illia realizó el acto nacionalista de enfrentar a los laboratorios de medicamentos de EE.UU. Esto lo llevó a su caída en 1966, único golpe que lamentan los Radicales, pues apoyaron todos los ejecutados por los militares contra su odiado peronismo. Y bajo su gobierno, el peronismo continuó proscripto en el país.

Onganía tomó el poder. Pensó gobernar 20 años y erradicar al peronismo. Según el historiador Alain Rouquié, industriales y la gran patronal sabían el peligro que había representado la rebelión de la clase trabajadora con la toma del L. de la Torre y temían a la anarquía en plena Guerra Fría. Los Colorados o «gorilas» buscaban proscribir para siempre al peronismo, ya que su acción, creían, abriría las puertas al comunismo. Y los apoyaron el P. Radical, empresarios y sindicalistas traidores.

Aún fuera del poder, los radicales iban a «retiros espirituales» (como mi hermano, diez años mayor) del Onganiato, y cuando éste cayó siguieron con Levingston y Lanusse. Mientras Perón negoció con Lanusse la restitución del cuerpo robado de Evita 17 años antes, y enterrado en Milano, Italia, pensando quizás Lanusse lograr la presidencia con apoyo de Perón, éste nunca le aflojó. Tras ver la mayor expresión de odio hacia su figura.

Fue al abrir el ataúd. Allí se topó con el cuerpo embalsamado de su mujer, aún en buen estado. Estaba orinado, con cuatro cuchilladas en la frente, una rótula rota, el cuello seccionado a cuchillo, dos cuchilladas en las mejillas y la nariz destrozada. Fue la otra máxima expresión de odio para con el peronismo.

Gobernaba Lanusse como dictador. Le ofreció a Perón la real normalización y levantar la proscripción que llevaba 10 años de los partidos políticos, pagarle la pensión que le adeudaban desde 1955 (2 millones de dólares); los aceptó, tenía derecho. Y levantarle la excomunión (los políticos manejan a la Iglesia ahora, hace tres siglos era al revés) y volver a poner su busto en el Salón Blanco. A cambio, desautorizar a quienes hacían «acciones violentas en su nombre». Respondió: «Yo ya estoy amortizado» (una forma de decir cansado, viejo, enfermo) y «nunca genero la violencia, las condiciones reinantes en el país la desarrollan Si las condiciones de vida cambian, el problema desaparece». Aunque Evita respetaba a Héctor Cámpora por su lealtad, Perón le reprochó que dialogaba con todos. El «tío» Cámpora respondió: «Yo escucho todas las voces, pero no me inclino sino hacia usted». Perón lo asombró: «Yo no voy a ser Presidente, otro ocupará mi lugar; yo estaré cerca, a su lado».

Es lo que hizo en 2019 CFK. La sociedad, aturdida, olvidó que Perón lo recreó 46 años antes con la fórmula Cámpora-Solano Lima en 1973 (un leal Conservador Popular, me dijo: «Perón me confesó que siempre fue socialista». Respondí: «Su obra lo avala, ha sido la de un socialista». A Perón no le preocupó que Lanusse dijera que «no le daba el cuero» para retornar, sino que Isabel, a la que rechazaba, y L. Rega, le ocuparan la casa de Madrid. Lo hicieron después, cuando él murió, en el país, para cometer crímenes con la Triple A (Tres Armas Militares)

Perón regresó, le daba el cuero. Amenazado por dos tanques y cañones apuntando al hotel del aeropuerto de Ezeiza en el que paraba (para que volviera a España) decidió ir a la casa que le regalaron en Gaspar Campos. No se atrevieron a tirar. Quiso volver, porque es más sencillo variar el curso de un río que el carácter de un hombre. Ese audaz gobierno, empujado por la juventud quiso realizar demasiadas cosas en poco tiempo; sólo duró 33 días. Se llamó a elecciones, Perón ganó con el 62 % y en 10 meses de gobierno realizó un gran gobierno a favor de las masas trabajadoras. Murió el 1 de julio de 1974, tras un viaje al Paraguay, donde soportó discursos bajo la lluvia sin que nadie le diese un paraguas. Los militares usaban gorras.

La neumonía breve que le siguió fue un asesinato de L. Rega, el cabo que llegó a ser Ministro. Gobernó en base a crímenes y hambrear al pueblo, hasta que los sindicalistas lo expulsaron del país y se refugió en un lugar secreto como cierto «ministro plenipotenciario» . Volvió con cáncer y se supo donde vivió: en los EE.UU., protegido por la CIA. Perón acertó al decir en 1963 que se lo había colocado la CIA para vigilarlo. Si bien un día lo echó, lo aceptó luego por el ruego de su mujer, en quien decía L. Rega que encarnaría a Evita. Decía Perón: «Hasta los más traicioneros se llaman leales alguna vez». Erró al tenerlo. Ese «peronismo» de derecha se tumbó el 24 de marzo de 1976.

Los radicales festejaron esta última dictadura en 1976, pues integraron su plantel con más de 150 intendentes en todo el país. En aquel año comenzó la Cultura Neoliberal en el país. ¿Por qué casi todos los negocios, ropa y comida que ingieren los jóvenes, celulares y aparatos del hogar, tienen nombre en inglés? Saben imponer su economía de mercado y su cultura.

Notable es que la Iglesia nunca excomulgó a los 39 pilotos que bajo el signo Cristo Vence bombardearon a su propio pueblo en junio de 1955, ni a los curas que en el Proceso (1976-1983), esperaban para bendecirlos, a los pilotos que volvían de echar desnudos y dormidos a millares de jóvenes al mar. ¿A quién excomulgaron? A Perón, por haber aprobado el Congreso el divorcio, que un año después, caído Perón, anularon. Otros lo acusaron de promover la noche del 16 de julio el incendio de dos iglesias. Volvió Perón al poder en 1973 y fue perdonado.

Desde que (1983) ganó Alfonsín la elección varios lo idolatran por el Juicio a las Juntas de 1985, a sólo 9 miembros. Cinco fueron condenados y cuatro absueltos. Dejó a otros miles de asesinos libres. No se trasmitió por radio ni tevé, lo cual hizo al pueblo ignorar atrocidades cometidas. Daban 15 minutos sin sonido, 23.30- 23.45 por Canal 7. Adrede, para silenciarlo.

Alfonsín, con graves problemas económicos y luego inflación desatada (alcanzó el 14 % mensual en 1988 y en 1989 subió al 18 %) dejó impotente una deuda externa impagable y el poder seis meses antes de concluir su mandato. Tras aquel Juicio a las Juntas pactó en secreto con el fingido peronista C. Menem, indultar a los cinco condenados. Hizo otro pacto con rebeldes que lo intimaban («carapintadas») para que la prensa no los criticara. Así fue. ¿El reembolso? No censurar a su economía.

Si bien recibió la alta inflación de los militares (343 %), luego cambió ministros de economía, buscó otros caminos y declaró una «economía de guerra», nunca su inflación logró bajar del 100 % anual. Inventó el Plan Austral, aunque en 1987 congeló tarifas y salarios, soportando 13 paros de los trabajadores en medio de un semi-default. En 1989 se desató la hiperinflación.

En mayo la inflación fue del 114 %, el déficit fiscal llegó a 14,5 % y de diciembre a diciembre la inflación era un 3.079 %. En su gobierno la deuda subió un 44 % y llegó a 58. 700 millones de dólares. Dejó en herencia esta deuda al sucesor C. Menem; éste cedió el gobierno peronista al ministro liberal D. Cavallo.

El oportunista Menem cambió su ideología peronista por otra opuesta, se alió con el ultraderechista Alsogaray y ese mundo empresarial, despidió a trabajadores y dejó la jubilación en $ 150 por 10 años. Durante esa década (1989-99), aplaudido por la derecha, Menem deshizo con ella los derechos esenciales del peronismo, besó al asesino almirante Rojas y privatizaría por 25 mil millones de dólares pagados con bonos subvaluados las joyas de la abuela: ferrocarriles, agua, peajes, agua, luz, etc.

Con «retornos» y cargos. Siglo XVIII: el autor Carlo Goldoni le hace decir a un personaje: «Para conocer a un hombrecito, dale un carguito». Algunos acompañantes de Menem están en política hoy. Todo el que lo hizo fue un traidor al Movimiento.

Lo ayudaba que inflación y deuda crearon una triste sumisión en los sectores populares. Esta crisis generó condiciones para aceptar como inevitables las reformas estructurales y sociales exigidas por el F.M. I., los organismos de crédito del exterior, y los economistas neoliberales locales con su prédica ortodoxa.

Volvieron con otro Radical, De la Rúa y la Alianza en 1999; la deuda externa se agrandó con el Megacanje de 30 mil millones de dólares y luego el Blindaje de 40 mil millones. Por el mismo ministro de Economía, D. Cavallo, llamado por De la Rúa. Así llegó el robo de la Banca de los ahorros en dólares del pueblo, que salió a la calle al grito «¡Que se vayan todos!». En 2 años, De la Rúa reprimió, dejó 35 muertos y huyó en su helicóptero.

Hace 18 años que el Radicalismo ataca al «kirchnerismo», una deriva hacia la izquierda del peronismo, prevista por Perón: «Una generación entrega sus banderas a la que le sigue. En cambio las doctrinas –son la forma de ejecución de cualquier ideología- varían con las circunstancias de su aplicación».

El hijo de Alfonsín, un defensor del Pro Neoliberal hasta 2019, cambió de piel. Y en 2021, sin trayectoria progresista es ahora Embajador en España de un gobierno que jura ser peronista. No actuó como tal y tiene una crisis tras perder las Paso 2021.

Desde 2016, el P. Radical es socio del Pro (Juntos por el…) un partido de ultraderecha que gobernó hasta fines de 2019. No obstante esa derrota de 2019 de este partido antipopular, que llevó a cabo políticas endeudadoras del país a 100 años, e hizo descender todos los índices de progreso del período 2003-15, aumentó las tarifas de luz y gas el 2 mil y 3 mil %, amén del agua, etc., no terminó hospitales a los que les faltaba el 5 %.

Bajó salarios y jubilaciones apoyando la desigualdad social y habiendo subido en 2015 con una inflación del 24 %, dejó al país con una de 54 %, aumentó la deuda externa en 120 mil millones de dólares, más 44 mil millones con el F.M.I Y ambos siguen siendo socios felices, favoreciendo a las corporaciones y al Neoliberalismo financiero. El Radicalismo nunca cambiará.

¿Por qué esa unión? El P. Radical, con consignas progresistas y el candidato Leopoldo Moreau, sufrió en 2003 un desastre electoral con sólo 2,34 % de votos, pues es un país de Derecha.

Comprendió que su ciclo había terminado. La Guerra Fría la ganó el Capitalismo y con la Globalización la clase media que los votaba camina rumbo al fascismo. En Europa (ejemplo en Grecia, cuando gobernó la izquierda de Syriza) realizaron 14 huelgas generales e igual Alemania la arrodilló y le impuso un recorte salarial y de jubilación, de 200 millones de euros. Pero a Italia la gobierna un fascista que se planta frente a Merkel y no le tocan el bolsillo. Temen que Europa (como en Hungría o Austria) gire a la ultraderecha. El P. Radical sabe qué piensan sus votantes. Son los que insultan a «negros», y a vulnerables.

Para eso vino –a ordenarle al Poder Judicial- el embajador de EE.UU, tras darle el FMI el préstamo inútil a un gobierno que lo dilapidó fugando dólares sin construir una escuela, y había recibido un país en alza, con 5, 9% de desocupados, un tercio de pobres actuales y leve deuda. Exigen ajuste, aunque era en 2015 el país con más alto salario en dólares de Latinomérica.

Vienen a colonizar el país y esta Patria Grande. No olvidemos que la esposa de Trump fue a Jujuy, provincia gobernada por un Radical, y desde ese allí partieron las armas para el golpe (y asesinato frustrado) de Evo Morales en Bolivia, el país con mayor progreso en los 10 últimos años. Detestan a cualquier gobierno que no siga los sermones del Norte y a sus cómplices.

Si bien la mayoría de la población mundial cree en algún Dios, nadie sabe si existe o no, y menos si ve y controla todo como se afirma. De no ser así, la única fuerza que nos tutela es alguna material, o sea la naturaleza: la tierra, el mar, los océanos, los animales, todo lo físico. Pero la materia es insensible a la vida de la humanidad: por eso la Pandemia mata de 5 a 100 años o más. ¿Qué le da sentido a la existencia de cualquiera de estos seres que pasan por nuestro lado? La Solidaridad. Un partido político al que le sea indiferente el Otro, no es útil al Hombre.

El presidente ha sido más incontinente en su discurso que en los hechos. La tendencia histórica de A. Fernández por evitar varios conflictos concretos, más allá de su discurso irónico o abierto, de intentar conciliar con quienes no quieren hacerlo, de haber iniciado el mandato con un gabinete débil y entregar generosas pautas publicitarias a quienes le hacen periodismo «de guerra», mientras que la comunicación del gobierno sigue siendo pobre continuando con su usual, excesiva, moderación.

Las medidas anunciadas: declarar servicio público a Internet y volver a colocar, aunque sea por DNU, la Ley de Medios, o rebelarse ante el Poder Judicial desde el día en que asumió y prometió desarmarlo para un «nunca más», las anularon con la justicia de CABA y la Corte Suprema ante la indiferencia del gobierno. La llamada Hidrovía (vocablo que no existe) y la extensión del plazo de la concesión, se discutió silencioso y los 14 puertos privados del río Paraná, ignoramos si pasarán al Estado. Aún no se obtuvo alguna solución que favorezca al país, y a este gobierno que se autodefine Nacional y Popular.

No hay decisión para que la aduana controle los otros puertos vecinos al Paraguay desde donde huyen los dólares, pues los barcos van vacíos y cargan allá lo que llevaron por tierra de aquí, evitando así pagar impuestos. La minería exporta sin control y luego su falta de liquidación de divisas es menor a lo que enferma su contaminación ambiental. Nadie plantea una reforma impositiva, como aconsejó la alemana Merkel sobre el patrimonio de los ricos. Y cínicos que se dicen economistas alegan en la tele que Argentina es el país con más impuestos del mundo. Nadie les responde. Lean, brutos. El total en este país no llega al 19 %, mientras lo superan Portugal, España, Francia, Reino, Unido, Alemania, etc. Si bien casi todos los oficialismos pierden por efectos de la pandemia, muertos y no trabajo, esta anemia al actuar genera la fortaleza del enemigo.

Una elección de medio término se mide desde el primer conteo por el número de las bancas que se ganan o se pierden en el Congreso. Aún no se definió. Pero en esta dramática situación de pandemia, de pobreza y de falta de trabajo, es también un plebiscito donde se evalúa inflexible la acción de un gobierno.

Pierden los oficialismos, lleven meses o dos años como éste. El alcance nacional le dio 10 puntos de ventaja a la oposición. Y se menciona a una Pandemia que PASÓ. No es así, subsiste y los muertos diarios equivalen a un avión grande o mediano, ante el silencio de AF y gobernadores ávidos de ser reelegidos.

La actitud del presidente levantó el ánimo de la oposición y le bajó el propio. Su retroceso frente a Vicentin, empresa que le debe 300 millones de dólares al Banco Nación (prestados con un llamado telefónico del ex presidente a su director, aunque representa el 20 % del capital del Banco) que se fugaron y 50 millones al Banco Provincia, también idos. El presidente evitó reaccionar para recuperarlos: primero iba a expropiar a esta empresa, y después un juez no avaló siquiera la intervención, dado que Cambiemos se oponía y el Partido Radical también.

Es inadmisible el silencio de AF ante la propuesta de Vicentin para abonar en 20 años una parte ínfima de lo debido, si bien los deudores siguen protegidos por los medios hegemónicos de comunicación. Reveló AF indecisión, falta de acción, o hechos que ignoramos. Hubo algo inesperado: quizá la culpa causó la reciente muerte a dos seres jóvenes del directorio de Vicentin.

Tuvo que publicar su Carta la ex presidenta para informar al pueblo (luego de varias veces en secreto al presidente) que un vocero al que nadie le conocía la voz realizaba operaciones en su contra, para que él lo hiciera renunciar. Era factible que lo habían colocado como espía y delator los dueños del país para saber lo que hace el gobierno. La técnica usual de la CIA, que fingiendo que son periodistas, coloca en los países a sus espías.

El pueblo debe enterarse de que en 2021 este gobierno pensó aumentar las tarifas un 35 %, pero CFK se opuso, señaló que no debía ser mayor al 9 % y así fue La oposición quería el 35. Pagamos menos por una Vicepresidenta que no habla. Actúa.

En enero de 2022 el salario mínimo, si sigue a la inflación, ha de ser $ 33.000, pero al cesar CFK su mandato era 45 % más. No olvidar que en 2019, al perder Macri, el salario fue el 60 % de lo preciso para cubrir la canasta familiar. Aun así, lo votó parte del pueblo, ese que integra el P. Radical. Y piensa poco.

Cambiemos es un Frente con el P. Radical, que buscó cuatro años que gobernó (2016-19) reducir los mayores beneficios jubilatorios logrados entre 2003-15, reprimiendo una marcha al Congreso, deteniendo a ciudadanos que bajaban del subte y no venían de allí, y acallar a los dirigentes gremiales, que cuando el ex presidente vetó la Ley de Antidespidos lograda ante una multitud de 350 mil personas, no se atrevieron, por sus negocios, a llamar a las bases y se sumieron en el silencio.

Siempre el P. Radical proscribió las huelgas y organizaciones sindicales (ya desde Yrigoyen) para evitar cualquier estorbo que repercutiera negativamente en los niveles de producción. Se usó al Partido para beneficios económicos empresariales, por décadas, reduciendo los conflictos laborales o gremiales.

Su acción en las 4 dictaduras posteriores a la caída de Perón en 1955, evidencia un accionar represivo en las fábricas y la persecución de trabajadores y agremiados sindicales, a partir de aportes del sector empresarial, con el plan sistemático que nació con Federico Pinedo con su maxidevaluación de 1956, y continuó no sólo hasta el fin del Proceso en 1983, sino luego.

El P. Radical domina incluso la Universidad de Buenos Aires, y sus facultades. La educación, tanto privada como la pública, está al servicio de la clase dominante, dada la penetración de la CIA en la educación de América Latina. Y así, en la región, la democracia es válida mientras no cambia nada y se somete.

Lanzando odio a los Derechos Sociales e injurias a la igualdad histórica, busca cesar la Solidaridad y la convivencia humana.

Los que estudian allí saben que van hacia la falsedad. Lo dice otra balada de Bertolt Brecht: «Cada mañana, para ganarme el pan, voy al mercado donde venden las mentiras, y lleno de esperanza hago cola con vendedores». Chaneslang se opuso hace siglos: «Si el mal tiene audacia, el bien ha de tener valor».

El bien que representó Dante, al escribir la «Commedia» en su amada Florencia, al hablarle a los cultos e incultos a la vez, no fue valorado por Florencia, que luego lo echó. Sin embargo fue feliz en Ravenna, donde murió hace 700 años. Se cumplen este 2021. Florencia pide sus restos, pero no se los dan porque él no deseó regresar. Como hace 75 años expulsó de la unión política el P. Radical al peronismo. Tampoco hemos de volver.

Escribió Marx que la historia se repite dos veces: la primera como tragedia (varios gobiernos radicales) y la segunda como farsa (esa alianza Juntos por el Cambio). Nunca volveremos.

Los patriotas. Que se conformen con los traidores que acumula el país: políticos corrompidos, policías adictos al narcotráfico, jueces que defienden en el Ciadi a los fondos buitres contra su patria, periodistas comprados por los medios hegemónicos, y tantos cipayos que, olvidando sus raíces, eligen apilar dinero.

*Nació en Buenos Aires. Su bisabuelo combatió en Sicilia con Garibaldi (quien forjó la unión de Italia) y su padre en una Guerra Mundial. Como escritor, publicó libros de poesía, teatro, cuentos y ensayos. Fue periodista en diarios y revistas y durante 2010-12 columnista en Tiempo Argentino. Dio conferencias sobre literatura italiana (1998-2004) en la Asociación Dante Alighieri. Y sobre otros temas en España e Italia. Tiene obras traducidas a varios idiomas. Obtuvo el Primer Premio Municipal de Buenos Aires; Faja de Honor de la Sociedad Argentina de Escritores; Premio Fondo Nacional de las Artes; Mención de Honor del Premio Tirso de Molina (España, 1994) y Medalla al Mérito Literario de la Unione e Benevolenza de Buenos Aires. En 2013 publicó Presencias interiores (Editorial Catálogos), ensayos sobre escritores italianos y la historia de ese país durante los últimos dos siglos.


Jueves, 21 de octubre de 2021

Volver

.
.
.
MEDIANTE UNA CARTA AL PRESIDENTE
Amnistía Internacional Argentina le envió este lunes una carta al presidente Alberto Fernández para solicitar que nomine a una mujer para qu...
¡GANO MESSI!
El rosarino se lo dedicó especialmente al cuerpo técnico y a sus compañeros de la Selección: "Mi mayor premio lo conseguí en junio, era el s...
BRASIL
El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva reivindicó en su gira por Europa que su país puede estar de vuelta en la escena internac...
ELECCIONES EN VENEZUELA
El chavismo consolidó este domingo su poder en Venezuela al ganar en 20 de los 23 estados del país, además de Caracas, en las elecciones reg...
LEON GIECO
Después de festejar elsábado en el Centro Cultural Kirchner, el autor de "Sólo le pido a Dios" volvió a reunirse con artistas que interpreta...
ELECCIONES EN CHILE
Por un estrecho margen ambos candidatos llegaron a la segunda vuelta. En tercer lugar irrumpió Franco Parisi, presidenciable que ni siquiera...
.
.
.
ELECCIONES 2021
El Comando Electoral, que comenzó a desplegar los 90 mil efectivos afectados a la custodia y la seguridad de los locales electorales el lune...
ELECCIONES 2021
La estructura de seguridad estará integrada, también, por miembros de la Gendarmería Nacional, la Prefectura Naval, la Policía Federal, la P...
POR JUAN SEBASTIAN FIORI
Como trato de expresarme siempre hace años, no quiero que me simpaticen, si les gusta o no, me da lo mismo, seguiré siendo coherente como po...
LA POLITICA DEL ODIO
La supuesta ironía que desnudó la falta de humanidad de Patricia Bullrich.
ELECCIONES EN PASO DE LOS LIBRES
Según la consultora JD el piso electoral del intendente Martín Tincho Ascúa supera el 50 % y el techo roza el 65%.
POR RAGENDORFER
Trepada al escenario montado junto a la plaza Castelli, la ciudad de Dolores le exhibía a Patricia Bullrich su típica calma pueblerina. Y a ...
POR ATILIO BORON
El imperio ha perdido toda compostura. En pocos días produjo dos noticias muy perturbadoras, que hablan de su enfermiza pretensión de recapt...
POR JUAN SEBASTIAN FIORI
Como siempre, trato de dar una visión general del tema a presentar, ubicarnos en contexto y luego dar el panorama que advierto y prevengo en...
LA ARIPUCA
También si quiero lapidar, y saben que lo hago.
 

Tel: 03772 - 422647 | contacto@elpasodeloslibres.com.ar
| San Martín 1135 - Paso de los Libres - Corrientes
| Director: Juan Sebastián Fiori
Copyright ©2013 | www.ElPasoDeLosLibres.com.ar Todos los derechos reservados.